.

Fundesarrollo plantea al distrito seis retos para unas “finanzas sanas”

Publicado el 17 de Mayo de 2019

Según el estudio de la entidad,  la Administración deberá “moderar” los compromisos de vigencias futuras para garantizar un margen de maniobra en decisiones de inversión.

La Fundación para el Desarrollo del Caribe (Fundesarrollo), durante su espacio de Jornadas Abiertas, expuso ayer los logros recientes y los retos al futuro que tiene el Distrito de Barranquilla en materia de finanzas públicas.

La fundación destacó que a partir de 2008, la ciudad dio inicio a una senda de “recuperación” de la institucionalidad, soberanía tributaria, saneamiento financiero, cumplimiento del acuerdo de reestructuración de pasivos, recuperación de la capacidad de ahorro y de inversión.

Dentro de los logros que destacó el estudio de Fundesarrollo se encuentra la duplicación del recaudo de los ingresos tributarios, que en 2018 sumaron $1,1 billones, lo que permitió que la ciudad se ubicara como la segunda de mayor recaudo por persona, después de Bogotá.

La directora de Fundesarrollo, Kelina Puche, señaló que el estudio demuestra que la ciudad se está “posicionando” como una de las mejores en manejo de finanzas públicas territoriales.

Puche sostuvo que el Distrito logró diversificar la inversión, gracias a la mayor disponibilidad de recursos propios, recursos de cofinanciación y recursos del sistema financiero. “De esta manera el Distrito amplió el espectro, más allá de los sectores financiados por las transferencias de la nación”, manifestó la directiva.

Los retos

Adriana Restrepo, investigadora de Fundesarrollo, señaló que quien salga elegido como nuevo alcalde de Barranquilla tendrá que “ajustarse la correa” en materia de gastos durante los primeros dos años. “Le tocará pagar obligaciones financieras y amortizar deudas. Ellos tienen un cupo de endeudamiento de $250 mil millones para 2019 que no se ha utilizado y eso podría quedar libre para los dos primeros años de Gobierno. Hay que ajustarse un poco y explorar nuevas fuentes de financiamiento”, detalló Restrepo.

De acuerdo con el estudio de Fundesarrollo, en los próximos cuatro años el margen de endeudamiento es limitado. Los indicadores de sostenibilidad se encuentran en un rango que oscila entre un 79% y un 60% en los próximos 2 años. En ese sentido, el cupo de endeudamiento será acotado en los dos primeros años y será más holgado en los dos años siguientes, 2021 y 2022. De acuerdo al Marco Fiscal de Mediano Plazo del Distrito 2019-2028, entre 2021 y 2022 el cupo de endeudamiento es de aproximadamente $750 mil millones de pesos corrientes.

Autosostenibilidad

En el informe de calificación del Distrito de Barranquilla, correspondiente a noviembre de 2018, Fitch and Ratings informa que hay un monto “considerable” de ingresos corrientes de libre destinación comprometidos en las transferencias a las entidades descentralizadas. La firma destacó que existe un riesgo “indirecto” que asume el Distrito si estas entidades no cumplen con sus compromisos. Fundesarrollo afirma que, en el informe de Viabilidad Fiscal del Distiro, a corte de 2017, todas las entidades descentralizadas presentan indicadores de baja liquidez.

Rendición de cuentas

Otro de los retos, según Fundesarrollo, es garantizar una mayor rendición de cuentas a la ciudadanía sobre la inversión realizada y financiada con recursos del Distrito por parte de empresas de economía mixta en donde el Distrito tiene participación. El estudio señaló que esto garantiza una mayor trazabilidad y permite visibilizar a la ciudadanía los logros de inversión realizados por estas entidades con los recursos aportados por los barranquilleros. Teniendo en cuenta que el recaudo de la ciudad por concepto de tributos ha crecido en los últimos años.

Fondo de pasivos

El estudio de Fundesarrollo también sugiere que se debe mantener el Fondo de Pasivos Contingentes. Explicó que el Distrito asumió el compromiso de crear un fondo que ofrezca “respaldo” financiero para asumir cualquier contingencia durante la vigencia del acuerdo de reestructuración de pasivos. El estudio advierte que es “urgente” continuar con el financiamiento del fondo de contingencias, a pesar de no tener la obligación de hacerlo, ya que es un respaldo ante cualquier eventualidad. El Distrito tiene un 22% de probabilidad de recibir fallos en contra.

Vigencias futuras

Otro de los retos del Distrito será moderar los compromisos de vigencias futuras, con el objetivo de garantizar en los nuevos periodos de gobierno un margen de maniobra en decisiones de inversión. El Concejo Distrital autorizó un cupo de endeudamiento de $622.000 millones, para la modalidad de crédito al proveedor para los proyectos de canalización de 7 arroyos con un periodo máximo de pago hasta 2035. Por ello, el Distrito debe realizar un análisis detallado de la capacidad de recaudo de los principales recursos y alternativas de financiamiento de la inversión.

Alternativas

Fundesarrollo recomienda al Distrito explorar nuevas alternativas de financiación para las inversiones prioritarias, como recursos de cofinanciación y bonos de deuda pública. Este último —indicó la entidad— es una alternativa que ha sido utilizada por ciudades como Bucaramanga y el departamento de Cundinamarca en años recientes. A diferencia del crédito con la banca comercial, la tasa de interés suele ser más baja y se puede establecer su pago a un mayor plazo. También se pueden realizar asociaciones público privadas, con iniciativa pública.

Publicado en El Heraldo

¡Déjanos un comentario!