julio 02 2019 0Comentario

Industria pierde protagonismo en la productividad de Atlántico

Publicado el 2 de julio de 2019

La industria viene perdiendo relevancia en la estructura productiva del departamento, mientras que repunta el crecimiento de otras actividades como turismo y transporte.

En el buen desempeño de las actividades de comercio, transporte y turismo, se apalancó el crecimiento económico del Atlántico en 2018, que fue de 2,7%, frente al 0,9% registrado en 2017.

El Producto Interno Bruto (PIB) del Atlántico en 2018 ascendió a $43,2 billones y se situó como el sexto a nivel nacional y  primero de la Costa Caribe. Sin embargo, si se compara la tasa de crecimiento con el resto del país, se ubica en el puesto 16.

El PIB per cápita del departamento creció al pasar de $16,2 millones en 2017 a $16,9 millones en 2018. A nivel nacional, el PIB por habitante fue de $19,6 millones.

El informe del PIB 2018 por departamentos que publicó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) muestra que los departamentos con mayor PIB fueron Bogotá con $250,5 billones y Antioquia con $141,7 billones. El año pasado, Bogotá, Antioquia, Valle del Cauca, Santander, y Cundinamarca, concentraron más del 50% del PIB nacional.

Un análisis elaborado por Kelina Puche, directora ejecutiva de Fundesarrollo, indica que el Atlántico “se perpetúa” como el sexto departamento de mayor importancia en el país, al representar el 4,4% de la producción nacional y el 30% de la región Caribe.

La experta señala que si bien la variación del PIB del departamento se ubicó un punto porcentual por encima de la región que fue del 1,8% y ligeramente por encima de la tasa de crecimiento nacional de 2,6%, “está alejada del ritmo de crecimiento promedio del 6% que tenía entre 2011 y 2015”.

Por sectores

La directora de Fundesarrollo señala que en el Atlántico todos los sectores experimentaron un crecimiento en 2018, con excepción de la construcción.

Las actividades de comercio, transporte, hoteles y restaurantes fueron las que más aportaron con un crecimiento del 4,1% y mantuvieron una participación del 20,5% en PIB del departamento, seguidas de las actividades profesionales y administrativas que crecieron 8,9%, y de la administración pública, afiliación obligatoria y servicios sociales con 3,9%.

Puche explica que el positivo crecimiento del sector de comercio, transporte y turismo, se explica en gran medida por el incremento de las ventas minoristas, excluyendo a vehículos y combustible.

El comercio es además, el sector que genera más empleos en Barranquilla y su  área metropolitana con 303 mil ocupados, según datos del Dane. Le siguen servicios comunales, sociales y personales con 192 mil y la industria con 145 mil.

La ocupación hotelera también aumentó frente al 2017 y pasó de 49,8% a 53,8% en 2018. Además, el número de visitantes extranjeros, excluyendo aquellos de nacionalidad venezolana, superó en un 31% a los 55.159 llegados en 2017, registrando un total de 72.074 al cierre de 2018.

En cuanto a la construcción, que según señala la experta, había sido uno de los principales motores del departamento hasta el 2015, luego de un repunte importante en 2017 de 6,5%, se contrajo un 5,6% en 2018.

Estos resultados se explican por la reducción del 18% en las ventas de vivienda, del 20% en el área en proceso y del 2,3% en los despachos de cemento.

“Sin embargo, en el primer trimestre del 2019 las ventas de vivienda han mostrado un incremento del 19,7% y el área culminada creció un 26%, mostrando una dinámica alentadora para el año que corre en este sector”, indica.

Sector industrial

Uno de los sectores tradicionales del departamento como lo es la industria, “ha perdido relevancia dentro de la estructura productiva del Atlántico”, señala Puche. Este pasó de representar un 22% en 2008 a solo un 16% en 2018, frente a una mayor participación en el PIB de sectores como la construcción y las actividades financieras.

La analista señala que el crecimiento del sector industrial ha reflejado la pérdida de su relevancia, pues “en 2016 creció un 2%; en el 2017 se contrajo en 3,1%, y en 2018 su tasa de crecimiento fue de escasos 0,1%”.

“Lo poco mostrado durante este primer trimestre de 2019 deja ver una tendencia conservadora pero positiva, que se refleja en un incremento de la producción y ventas de la industria del departamento que han crecido un 4,7% y un 3,8% respectivamente, impulsadas por el crecimiento de los minerales no metálicos, las sustancias y productos químicos farmacéuticos, de caucho y plástico, y el crecimiento del papel e imprentas, siendo el sector textil, confecciones y cuero un caso adicional destacable en ventas”, agrega.

La región

En términos generales, el crecimiento económico de la Costa Caribe se apoyó en las actividades de administración pública y defensa, educación y salud, comercio al por mayor y al por menor, transporte, alojamiento y servicios de comida e industrias manufactureras.

Los departamentos de la Costa con mayor crecimiento fueron Córdoba con 3,3%; Sucre con 3,2%; Magdalena con 2,7%; mientras que los que menos crecieron fueron Bolívar con 1,9% y La Guajira con 1%; Cesar registró una caída de 1,3%.

Escriba un Comentario