febrero 20 2019 0Comentario

Economía del Atlántico mostró indicadores positivos en 2018 pero afronta grandes retos

Publicado el 20 de Febrero de 2019

El departamento del Atlántico tuve mejores indicadores económicos que el resto del país en 2018, según revelan las cifras del Boletín de Coyuntura Económica del departamento, elaborado por Fundesarrollo para la Cámara de Comercio de Barranquilla, CCB.

Barranquilla sobresalió por ser la de mayor creación de empresas, por el mantenimiento de la confianza del consumidor. Además tiene la mayor inversión pública por habitante y la ocupación hotelera promedio creció un 4%.

El presidente de la Junta Directiva de la CCB, Efraín Cepeda, precisó que las cifras son producto de las inversiones productivas y de otros negocios que se desarrollaron en la capital del Atlántico, lo cual impacta positivamente en su dinámica económica.

Agregó que todo esto se dio en el marco de una economía nacional que está entrando en una fase de recuperación. Dijo que se espera para este año un crecimiento positivo. “La confianza que brindan las administraciones locales hacen que inversionistas y emprendedores vean a Barranquilla y el Atlántico como buen destino para invertir”, expresó Cepeda.

La presidente ejecutiva de la CCB, María José Vengoechea, destacó el tema de creación de empresas, que creció el 14,3% cuando el promedio del país fue 0.8%. En el Atlántico se crearon 17.462 unidades, frente a 15.430 de 2017.

Agregó que el capital constituido empresarial creció 15,5%, siendo el sector de servicios agropecuarios el de mayor participación. “Un 60% del monto de capital se debió al cambio de domicilio de empresas que anteriormente estaban en Bogotá, en Cartagena, Medellín y Florida Blanca, esto demuestra que estamos haciendo la tarea de atraer las empresas para que se sitúen en el departamento del Atlántico”, aseveró la ejecutiva.

También destacó el tema de las exportaciones, donde se tuvo un incremento del 3% con respecto al 2017. El informe muestra que en el Atlántico el 90% de las exportaciones son industriales. “Entre 2007 y 2017, las manufacturas de media y alta tecnología, crecieron en un 113% y 83%, respectivamente, mientras los bienes primarios y las manufacturas de baja tecnología decrecieron en un 64% y 25%, cada una”, manifestó María José Vengoechea, quien agregó que la sofisticación de los productos es lo que da un valor agregado para poder competir en los mercados y esto aumentará las exportaciones del Departamento.

La presidenta de la CCB indicó que otro indicador positivo en la ciudad es la inversión pública. Barranquilla se caracterizó en 2018 por registrar la inversión per capital más alta en comparación con el resto del país, llegando a un total de 2,2 millones de pesos per capital seguida de Medellín y Bogotá.

Agregó que en materia de turismo se ve reflejado el trabajo que se viene haciendo para que la capital del Atlántico se convierta en un departamento especializados en el turismo de eventos. En 2018, la ocupación hotelera se mantuvo en un promedio de 53,8% mejorando frente al 49,8% que se mantuvo en 2017, y el ingreso de extranjeros a la ciudad creció un 21,7%

El cuanto al área total aprobada para construcción en el departamento del Atlántico ésta aumentó en 19,2%.

Retos

Kelina Puche, directora de Fundesarrollo dijo que si bien el Atlántico muestra cifras positivas también tiene muchos retos en varios indicadores, Por ejemplo precisó que a pesar que el área licenciada para construcción está mostrando una recuperación y que hay una alta disposición en los barranquilleros de comprar vivienda, eso todavía no se logra concretar en la compra efectiva de vivienda. En Barranquilla la venta de vivienda se redujo un 18,8% entre enero y noviembre de 2018.

En cuanto a la confianza del industrial, anotó que las expectativas de los industriales del Departamento no son tal positivas. La confianza industrial volvió a caer ante expectativas negativas de próximos meses, pero la comercial siguió creciendo ante el buen momento de los negocios.

En cuanto al comercio al por menor Barranquilla fue la segunda ciudad con la mejor variación seguida de Medellín. Las ventas del comercio al por menor crecieron un 6% en lo corrido de 2018, lo cual es muy positivo aunque hubo una disminución de las cifras de empleo en este sector, debido a que las personas están migrando hacia la adquisición de bienes a través de plataformas virtuales.

En cuanto a las venta de vehículos, en Barranquilla sólo creció 0,6% con respecto al 2017. A nivel país creció 7,6%.

En materia de empleo si bien Barranquilla se ubica en el top 5 de las ciudades con menor desempleo en el país, deterioró su tasa de desempleo, pasó del primer lugar al quinto como la de menor desocupación en Colombia, con una tasa de 8,6%, la más alta de los últimos 8 años. “Esto lo explicó por un aumento de la participación laboral, hay un mayor número de personas con intención de buscar trabajar”, explicó Kelina Puche.

Agregó que la informalidad se mantuvo en un 54%, tasa superior al promedio nacional. A esto se le suma que el subempleo también aumentó. En este punto dijo que los colombianos retornados de Venezuela, tienen condiciones de desempleo superiores a la de un colombiano normal. Sin embargo resaltó que Barranquilla es una de las ciudades que más les ha permitido tener incursión en el mercado laboral. “Al mirar la tasa de desempleo de esos retornados y se compara con otros departamentos como la Guajira, las brechas son menores”, aseguró la ejecutiva.

De otro lado el consumo de energía en el Atlántico ha retornado a un ritmo de crecimiento prudente, y las reducción en el crecimiento de las pérdidas de energía dan cuenta de mejoras en el sistema.

Publicado en La Libertad

Escriba un Comentario