noviembre 26 2018 0Comentario

Lanzamiento del estudio “Análisis de pertinencia del gasto de regalías en el departamento de la guajira y municipios productores”

Apartes de las palabras de cierre de panel realizado por nuestra directora ejecutiva en el lanzamiento del estudio “Análisis de pertinencia del gasto de regalías en el departamento de la guajira y municipios productores” del centro de pensamiento Guajira 360°. Evento realizado en Riohacha, el jueves 22 de noviembre de 2018.

No se trata de dinero. Se han logrado ver inversiones pertinentes a las necesidades, pero las debilidades y la ejecución se han dejado ver. Debemos romper con la ‘maldición de los recursos naturales’. Adicionalmente, es importante leer los índices de una manera mucho más integral, de verlos en un contexto general de acuerdo a la realidad del territorio, porque muchas veces se tiende a estigmatizar, y hay que romper con esos estigmas, y lograr un análisis mucho más integral cuando se ve y se confronta con la realidad.

También nos llamaba la atención de la demanda que tenemos por un estado más preactivo y proactivo, uno que facilite, cree y oriente. Deben existir mecanismos de diálogos entre los sectores económicos alrededor del uso adecuado de las regalías, de no hacer daño, sino tener un desarrollo armónico para el departamento. Es importante romper con esas fallas en la gobernabilidad, así se podrá avanzar a un desarrollo y potencializar el uso de las regalías.

Desarrollar una visión estratégicas en distintos proyectos, romper esta inconstitucionalidad por la cual la Guajira se ha visto expuesta en estos altos índices de desnutrición en la niñez y otras problemáticas. Dejar de un lado la agenda política y sobreponer la agenda social, hay que empoderar la ciudadanía para que los gobernantes rompan con esa dinámica perversa.

Mirar el modelo de Barranquilla que ha funcionado muy bien, con un sistema de peso y contrapeso, no importa quién esté en el poder, lo importante es que las instituciones que estén en los territorios sean lo suficientemente fuertes para demandar y exigir unas adecuadas inversiones y ejecuciones de los recursos. Dejar el papel de víctimas y empezar a realizar pactos, y sobre esos pactos exigir su cumplimiento.

 

Escriba un Comentario